sábado, 29 de junio de 2013

Roles en el Colectivo Social

TEORÍAS Y MODELOS DE LA ORIENTACIÓN CONTEMPORÁNEA
STAND
LOS ROLES EN EL COLECTIVO SOCIAL

ROL EN EL COLECTIVO SOCIAL

Se refiere al conjunto de normas, comportamientos y derechos definidos social y culturalmente que se esperan que una persona (actor social) cumpla o ejerza de acuerdo a su estatus social adquirido o atribuido. En todo grupo hay miembros de diversos status, unos de rango superior y otros de rango inferior y a cada status corresponde un rol, es decir, un determinado comportamiento en presencia de otros. Así pues, el rol es la forma en que un status concreto tiene que ser aceptado y desempeñado por el titular.
Algunos status conceden al titular ciertas inmunidades al desempeñar el rol, como por ejemplo, al enajenado mental se le permiten comportamientos que no se les permiten a otras personas. Si el individuo no desempeña su rol de la forma esperada, puede tener riesgo de exponerse a sanciones.
También refiere al conjunto de expectativas que comparten los miembros de un grupo en relación con el comportamiento de una persona que ocupa una determinada posición dentro del mismo grupo. En otros términos, "el rol social da cuenta de cualquier conjunto de conductas y comportamientos que una persona exhibe de modo característico dentro de un grupo" (Hare, 1962, p. 156).
Juego o set de roles (del inglés role set) se refiere al repertorio de relaciones funcionales que una persona establece y representa con otros actores sociales en situaciones determinadas. Una persona puede ser un empleado de una tienda, capitán del equipo de fútbol del barrio, compañero de trabajo y padre y todo eso serían funciones sociales.

Formas de caracterizar el rol social serían:
-   El rol social es aquella pauta de comportamientos esperados de alguien que ocupa una posición determinada dentro del grupo. Confirma o no las expectativas que se tienen al respecto.
-   Un rol social refiere a un conjunto de actividades concretas y necesarias para poder desempeñar un específico y concreto cometido social.
-   El rol social consiste, justamente, en una serie de acciones específicas, diferentes y estrechamente vinculadas a cada rol social que interpretamos.
-   Cumplir un rol social supone comportarse y asumirlo según los patrones, las pautas o las normas determinadas y asociadas exclusivamente a él.

La experiencia personal es muy importante al ir definiendo, poco a poco, nuestro propio e intransferible rol social; no obstante, existen también algunas fuentes de donde obtenemos información sobre el modo de ir conformando nuestro repertorio de roles. Dichas fuentes son esos famosos agentes sociales:
1.      la escuela,
2.      la familia,
3.      los medios de comunicación,
4.      el contexto laboral, etc.

Importancia de los Roles en la Vida Social

Resulta evidente que, para la dinámica de grupos, la cuestión del rol social adquiera mucha importancia, no sólo porque sea la consecuencia del lugar que una persona ocupa en el interior del grupo, sino también porque este tema sugiere conceptos que no sólo son interesantes para la psicología, sino que lo son también para la sociología de las organizaciones, como, por ejemplo, el tema del liderazgo.
Por esa razón no podemos quedarnos únicamente con la idea de que el rol social se limite a aquellas pautas que orientan nuestro comportamiento, o al conjunto de conductas que se contempla de un rol específico. Es verdad que hace referencia a eso, pero también es necesario considerar que el rol social contempla lo siguiente:

-   La movilización de un repertorio de comportamientos.
-   Una manera particular de relacionarnos.
-   El uso y utilización de un lenguaje concreto.
-   La incorporación de unos determinados hábitos.
Lo anterior es verdad e incluso podemos afirmar que constituye la base del entendimiento de lo que significa el rol social para una disciplina como la psicología. Pero, no obstante, el rol social además implica:
-   Hacer el rol cada vez más propio para quien lo ejecuta.
-   Apropiarlo con las propias palabras de quien lo ejecuta.
-   También significa consolidarlo y visualizarlo en las relaciones
Lo que queremos decir con lo anterior es que el rol social se elabora, se experimenta y se apropia. En otras palabras, los roles, una vez que nos los ponemos encima, los hacemos nuestros, nos los apropiamos y los ejecutamos como creemos que es mejor. Con todo esto y por lo demás, queremos afirmar aquí que los roles sociales son construidos y constructores.
El rol social configura a quien lo ejecuta así como el rol que ejecuta. Lo cual explica por qué actuamos de diferente forma en un mismo rol o cómo un rol es ejecutado de distinta manera por diferentes personas. Cada uno/a ha realizado su propia construcción de algo que ya estaba construido en la sociedad. Por ello pueden existir roles autoritarios, participativos, etc., en diferentes magnitudes.

El párrafo anterior constituye una visión claramente psicosocial del concepto de rol social, ya que deja de lado la idea, bastante común, de que un rol social sólo haga referencia a unas pautas que guíen u orienten el comportamiento. Bien es cierto que ésa es la parte que se encuentra más en la superficie y por tanto la que parece más evidente al ejecutar un rol social. Pero debemos considerar que, una vez que ejecutamos un rol, y a medida que lo vamos haciendo nuestro, éste nos permite relacionarnos de una forma determinada con las demás personas. Asimismo, y tal y como apunta Vázquez:
"... asumir un rol implica hacerlo cada vez más propio, más nuestro. En otras palabras, consolidarlo y hacerlo vivo en las relaciones. Los roles no comportan sólo el desarrollar determinadas acciones sino que, simultáneamente, implican la elaboración, la experiencia y la expresión de las emociones y actitudes correspondientes. Es decir, son construidos, pero también son constructores".
F. Vázquez (1997). Objetivos y medios en la investigación psicosocial (p. 34). Documento de trabajo Unidad de Psicología Social. Universidad Autónoma de Barcelona.

En la medida en la que representamos o ejecutamos un rol social, pasamos a convertirnos en parte de dicha ejecución. Pero en este apartado también debemos considerar una característica muy particular de la situación: la que hace referencia al contexto de interdependencia. Este contexto implica que, tal y como ya se apuntó anteriormente, el rol social requiere de una situación social. Dicha situación social se crea o se mantiene o incluso se perpetua o se transgrede y cambia en la medida en la que un rol social se ejecute en relación con otro rol social. En este sentido, el contexto de interdependencia quiere decir de reciprocidad:
Un padre o una madre requieren un/a hijo/a para ejecutar un rol y viceversa. Ambos roles crean, entre otras cosas, una determinada relación paterno-filial.
Un/a profesor/a se complementan cuando ejecutan su rol frente a los/as alumnos/as, creando con ello, por ejemplo, una situación de clase, bien autoritaria, bien participativa, sumisa, etc., o como esos roles construyan su situación social
La interacción social de los roles contribuye no sólo a definir la situación social, sino que, al mismo tiempo, permite definir los roles que entran en juego; por tanto, el rol social no depende exclusivamente de la persona que lo ejecuta, ni tampoco del contexto en concreto, sino que también requiere de la situación que entre todos los elementos propician. Ésta es la razón por la que podemos afirmar que los roles sociales son interdependientes

PILARES PARA LA DISCUSIÓN


1.      CAMPO:
En la sociología de Pierre Bourdieu, un campo es un espacio social de acción y de influencia en el que confluyen relaciones sociales determinadas. Estas relaciones quedan definidas por la posesión o producción de una forma específica de capital, propia del campo en cuestión. Cada campo es en mayor o menor medida autónomo; la posición dominante o dominada de los participantes en el interior del campo depende en algún grado de las reglas específicas del mismo. El conjunto estructurado de los campos, que incluye sus influencias recíprocas y las relaciones de dominación entre ellos, define la estructura social.
Un campo es un sector determinado de la actividad social (estructuras simbólicas); ejemplos específicos de campos analizados por  Bourdieu  o sus discípulos han sido el arte, el sistema educativo, los medios de comunicación de masas o el mercado de la vivienda.
 En cada uno de estos sectores, los individuos participantes desarrollan actividades como por ejemplo la producción de obras de arte o la gestión de galerías de arte, pero también la crítica artística, la visita a museos, las conversaciones sobre arte o la posesión de objetos más o menos artísticos  en las que ponen en juego los recursos de los que disponen sus habilidades para hacer, entender o apreciar lo artístico, buscando obtener los bienes que sólo este campo específico puede proveer.
La noción de campo está fundada sobre la teoría marxista de que la sociedad está definida por la lucha de clases; aunque se aparta en numerosos puntos cruciales del marxismo,  Bourdieu  conserva el principio de que las divisiones sociales no son posiciones continuas sobre una gradación numérica en que los ricos se distinguirían de los pobres simplemente por poseer una mayor cantidad de dinero sino relaciones estructuradas entre distintos roles en las actividades de producción, distribución y consumo, que se determinan mutuamente. La forma específica de esas determinaciones está dada por las reglas o principios del campo.

2.      HABITUS:
           Principio de generación y percepción de las prácticas.
El concepto de habitus constituye en la construcción teórica de Bourdieu una especie de bisagra, en la medida que: "... permite articular lo individual y lo social, las estructuras internas de la subjetividad y las estructuras sociales externas, y comprender que tanto éstas como aquellas, lejos de ser extrañas por naturaleza y de excluirse recíprocamente son, al contrario, dos estados de la misma realidad, de la misma historia colectiva que se deposita y se inscribe a la vez e indisociablemente en los cuerpos y en las cosas"
           Podría decirse que el HABITUS se trata de aquellas disposiciones a actuar, percibir, valorar, sentir, y pensar de una cierta manera más que de otra, disposiciones que han sido interiorizadas por el individuo en el curso de su historia. EL HABITUS ES PUES, LA HISTORIA HECHA CUERPO.
           Producto de la historia, es lo social incorporado - estructura estructurada - que se ha encarnado de manera durable en el cuerpo, como una segunda naturaleza socialmente constituida. Como interiorización de la exterioridad, el habitus hace posible la producción libre de todos los pensamientos, acciones, percepciones expresiones, que están inscriptas en los límites inherentes a las condiciones particulares - histórica y socialmente situadas - de su producción.
          El habitus es, por un lado, objetivación o resultado de condiciones objetivas y, por otro, es capital, principio a partir del cual el agente define su acción en las nuevas situaciones que se le presentan, según las representaciones que tiene de las mismas. En este sentido, puede decirse que el habitus es a la vez, posibilidad de invención y necesidad, recurso y limitación.
         Habitus y práctica: el sentido de la práctica y la práctica como estrategia:
El sentido práctico implica el encuentro entre un habitus y un campo social, es decir, entre la historia objetivada y la historia incorporada. El sentido práctico tiene una lógica propia, que es necesario aprehender para poder explicar y comprender las prácticas. La lógica de la práctica es una lógica paradójica: lógica en sí, sin reflexión consciente ni control lógico. Es irreversible, está ligada al tiempo del juego, a sus urgencias, a su ritmo; está asociada a funciones práctica y no tiene intereses formales: quien está inmerso en el juego se ajusta a lo que prevé, a lo que anticipa, toma decisiones en función de las probabilidades objetivas que aprecia global e instantáneamente, y lo hace en urgencia de la práctica." (Bourdieu, P.,1980)
El habitus como sentido de juego, es juego social incorporado, vuelto naturaleza. Al hablar de juego, Bourdieu se refiere a una actividad regulada, que obedece a ciertas regularidades sin ser necesariamente el producto de la obediencia a reglas. Para comprenderlo, distingue diferentes significados del término regla. Uno de ellos se refiere a un principio de tipo jurídico mas o menos conscientemente producido y dominado por los agentes, como las distintas normas que regulan los comportamientos sociales, que constituyen el punto de partida de ciertas perspectivas de análisis. Otro significado en cambio, alude a regularidades objetivas que se imponen a todos aquellos que entran en un juego.
Dentro del contexto de este segundo significado es que hay que entender la noción práctica en términos de estrategia, como desarrollo activo de líneas objetivamente orientadas, que obedecen a regularidades y forman configuraciones coherentes y socialmente inteligibles:
"La noción de estrategia es el instrumento de una ruptura con el punto de vista objetivista y con la acción sin agente que supone el estructuralismo. Pero se puede rehusar ver en la estrategia el producto de un programa inconsciente sin hacer de él el producto de un cálculo consciente y racional. Ella es producto del sentido práctico como sentido del juego, de un juego social particular, históricamente definido (...). El buen jugador, que es en cierto modo el juego hecho hombre, hace en cada instante lo que hay que hacer, lo que demanda y exige el juego. Esto supone una invención permanente, indispensable para adaptarse a situaciones indefinidamente variadas, nunca perfectamente idénticas. Lo que no asegura la obediencia mecánica a la regla explícita, codificada (cuando existe). Describir por ejemplo las estrategias de doble juego consistentes en ponerse en regla, en poner el derecho de su parte, en actuar conforme a intereses mientras se aparenta obedecer a la regla...".
El habitus constituye un sistema de disposiciones durables, pero no inmutables. Mediante un análisis reflexivo de los condicionantes objetivos de las propias prácticas, el agente social puede permitirse trabajar para modificar sus percepciones y representaciones de los condicionantes externos de sus prácticas y de ellas mismas y por lo tanto elaborar estrategias diferentes de acción.
"El habitus que es el principio generador de respuestas más o menos adaptadas a las exigencias de un campo es el producto de toda la historia individual pero también, a través de las experiencias formadoras de la primera infancia, de toda la historia colectiva de la familia y de la clase" (Bourdieu, 1988).
Por lo tanto, y para sintetizar ... "el habitus es a la vez un sistema de esquemas de producción de prácticas y un sistema de esquemas de percepción y de apreciación de las prácticas".

3.      POSICION:
Teniendo en cuenta que un campo social es un espacio estructurado en posiciones, por POSICION podría definirse como el lugar ocupado en cada campo o mejor, lugar ocupado en cada campo, en relación con el capital específico que allí está en juego. Estas posiciones no hacen referencia a lugares funcionalmente definidos en las organizaciones, por lo tanto no suponen necesariamente la existencia de una organización formal. Estas posiciones son relativas e implican la puesta en marcha de un pensamiento relacional. Cada una se define en relación a las demás posiciones que constituyen un campo específico y por lo tanto el hacer referencia a una determinada posición implica siempre la referencia al sistema de relaciones en el cual está inserta.  La referencia a dicho sistema supone el análisis sincrónico (posiciones y relaciones entre posiciones en un momento histórico determinado) y diacrónico (las definiciones y redefiniciones de las posiciones en la trayectoria del campo).
Dichas relaciones son básicamente relaciones de poder, relaciones de dominación-dependencia, que se establecen entre los agentes que entran en competencia y en lucha por el capital que se disputa en cada campo. Estas relaciones de fuerza se establecen entre posiciones sociales y no entre individuos.
En este sentido, aparece claro que un primer principio de estructuración de prácticas sociales está constituido por la posición ocupada. Puede decirse entonces que la toma de posición depende de la posición que se ocupa y que los puntos de vista son VISTAS TOMADAS A PARTIR DE UN PUNTO.
En realidad el espacio social es un espacio pluridimensional, un conjunto de campos relativamente autónomos, es decir, más o menos fuerte y directamente subordinados en su funcionamiento y sus transformaciones al campo de la producción económica, en el interior de cada uno de los subespacios, los ocupantes de las posiciones dominantes y los de las posiciones dominadas se comprometen constantemente en la lucha de diferentes formas (sin constituirse necesariamente por eso como grupos antagónicos). (Bourdieu, P. 1985).
Sin agotar un análisis de la diversidad de posiciones que se pueden dar en las organizaciones sociales, J.R. Nebot distingue las siguientes: Central, bisagra, lateral, cerrojo.
La posición central, es la concebida por la autoridad. Es el lugar por excelencia de lo que convoca e invoca, a su vez es la que regula los principios de equivalencia. Dentro del sistema su fuerza es la ley, la que a partir de su rúbrica permite el agenciamiento de lo instituido en el terreno institucional. Es la posición central la de mayor impacto en el imaginario social.
La característica de la posición central es su universalización creciente en los sistemas organizacionales: de características piramidales y la relación de vertical y horizontal que provoca en los ámbitos grupales e institucionales.
·         La posición lateral, funciona en los intersticios de las instituciones, corredores, boliches, los efectos colusivos y de complicidades se dan, en estos espacios. Producen mucho poder o fuerza en el sentido de la construcción de un sistema de complicidades múltiples que se agencia en los colectivos. No respeta jerarquías, ni instituidos y fueron descriptos por Foucault como una serie compleja de ilegalismos, normas, hábitos y usos de costumbres fácticas en lo que se ha llamado como cultura organizacional. Lugar de vínculos de cargas y descargas libidinales, su agenciamiento básico es el poder de lo fáctico. En cualquier análisis más o menos profundo de la dinámica de toma de decisiones esta posición aparece irremediablemente. Sus características esenciales son: la velocidad de acción, inmediatez, en el sentido práctico, en lo discursivo es la queja - como dispositivo semiótico de control- el chisme y el rumor
El accionamiento de esta posición genera efectos de alta transversalidad, e introduce una dimensión de lógicas prácticas que puede llevar en algunos casos a abrumar al colectivo. En otros aspectos colinda con la transgresión, con el armado del secreto y la conspiración.
La posición bisagra, su característica básica es la regulación de campos de lógicas de producción disimiles. Su relación de poder es la resultante de la colisión de fuerzas diferentes. Su articulación esencial es la representatividad. Los agentes, o grupos que asumen dicha posición se caracterizan por el lugar de representación al interno de todo colectivo, pero al articular formas diferenciadas de producción, sin quererlo el dispositivo les adjudica la función de determinación, de la hegemonía de fuerzas. De allí la fenomenología de la posición, es el negociador nato. La negociación es el producto de la medición del eje de fuerza, esto es, es una resultante. La resultante no quiere decir síntesis. En el campo institucional no hay síntesis. Por lo contrario hay hegemonías e imposiciones de fuerza, y la posición bisagra determina el estilo de dicha imposición y diseña el campo de estrategias fácticas en el terreno institucional.
En la posición cerrojo nos encontramos con la característica de que regula un quantum de energía de fuerza que desarrolla el dispositivo. Esto es, marca una frontera, limita, designa entradas y salidas, establece controles de calidad, maneja ingresos y egresos. Por su accionar permite dar cuenta del grado de transversalidad del dispositivo. Funciona como fusible en situaciones de crisis, y generalmente, es un mediador y filtro de la demanda institucional a la posición central. Está ligado al desarrollo de estrategias económicas y financieras de consecución de bienes materiales y fácticos. El cerrojo es muchas veces el vigilante del proyecto institucional. Establece en la mayoría de los casos un panóptico en lo interno de los agrupamientos humanos.
Ahora bien, las cuatro posiciones se relacionan en un campo especifico, se complementan o divergen entre sí. No coinciden en la mayoría de los casos - con ningún organigrama- sino que son móviles y los sujetos dentro del colectivo pueden asumir diferentes posiciones. Si éstas se cristalizan estamos en presencia de un mecanismo o dispositivo rígido, que denominamos aparato a semejanza de lo que podríamos llamar roles (El subrayado es mío). Los aparatos son posicionamientos estereotipados, con escasa o nula transversalidad, en el terreno empírico.
~ El concepto de posición nos permite diseñar un mapa de poder, su relacionamiento y articulación de fuerzas. Los agentes sociales asumiendo las posiciones, se "posicionan", es desde allí que precipitan actos y discursos, diferenciados. ~



REFLEXIÓN



Guasdualito 21 de marzo de 2013

U.P.E.L. Guasdualito
Maestría en orientación de la Conducta

Participante. Luis Torres.
C.I. V-14.408.314

TEMA.  Los Roles en el Colectivo Social.  

REFLEXIÓN.

            Al estudiar los roles en la sociedad, se puede determinar el papel (status) que cada quien, tiene que cumplir para poder desempeñarse y vivir dentro de un sistema tan complejo que tienen los seres humanos. Esto permite determinar la importancia que tiene cada persona en forma individual, de acuerdo a sus habilidades, aptitudes y experiencias, lo cual viene aprendiendo y conociendo a medida que desarrolla sus potencialidades, para poder  ser parte fundamental dentro de la sociedad, teniendo presente su cultura, educación, trabajo, entre otros factores vitales para poder convivir mancomunadamente.
             Cada ser humano tiene la necesidad de vivir en comunidad, partiendo desde la familia donde es el primer espacio en el que aprende a asumir reglas y conductas que son necesarias para poder comprender ese mundo, de igual forma la escuela es otro ambiente que regula esa conducta y prepara a cada individuo mediante de un aprendizaje significativo y desarrollador, unido con el empírico que se obtiene del ámbito social donde se encuentre, esto ayuda a cada ser humano a desenvolverse de acuerdo a las condiciones que rigen en la sociedad, siguiendo normas obligatorias que determinan el espacio donde cada quien asume un papel fundamental para el desarrollo de la comunidad, aportando de igual forma al crecimiento del país donde se encuentre.
            Este estudio del rol social, determina la dinámica que presenta los grupos en cualquier espacio de la vida cotidiana, donde se puede determinar el papel del líder dentro del ámbito geográfico y la influencia que este tiene para las distintas facetas de la vida diaria, este asume un papel protagónico de acuerdo a su condición social y status de vida, siendo referencia de las demás personas. De la misma manera se puede juzgar cada ser humano si no está en   concordancia con las normas que exige la comunidad, siendo víctima del sistema (sociedad), ya que este no se amolda a las reglas que se establecen para la armonía social.
            Para poder desempeñar un papel en la sociedad humana (Rol Social), se debe tener presente una serie de elementos que son necesarias conocer, para entender cada situación que vive los seres humanos. En primer lugar el campo; que es el  espacio o área determinada de un ámbito social,  donde confluyen o se relacionan todas las personas, ya sea el hogar familiar, escolar, laboral o de recreación entre otros, que permite el intercambio de roles y la interacción por medio de la comunicación, y es la parte vital del desarrollo humano, donde adquiere competencias para poder expresarlas y asumir su espacio en esa sociedad.
En segundo lugar el Habitus; que ayuda a establecer una relación integral entre  el ser individual con la sociedad donde se encuentre, es el puente de unión indispensable entre ambos sectores donde confluyen caracteres esenciales del tiempo y espacio, se organiza el crecimiento humano. En tercer lugar la Posición; que es la parte ocupada de manera individual  o colectiva de cada sociedad, no se encuentra inmersa en un patrón, se adapta a las condiciones y normas de ese conjunto y a su vez se abre a una serie de  diversidad de enfoques que hacen que los agentes sociales encuentren su lugar en la colectividad.
            Todos estos fenómenos sociales, son los que determinan la diversidad de posiciones que cada quien, tiene que llevar, dentro del lugar que ocupan en la sociedad. Por tal razón,  se enlaza con los ambientes de trabajo, que son referencia para los seres humanos, porque allí establece  el nivel y clase social de acuerdo al conocimiento, poder económico y cultural entre otros, que divide a la sociedad. Esa misma diversidad social, hace que se observe las distintas maneras de oportunidades, que solamente obtiene ese grupo social que asume el rol protagónico que le presenta su espacio social. Pero para poder alcanzarlo, se hace necesario la cooperación y aporte de cada miembro de la sociedad de acuerdo a su status y condición. 
Estos factores determinantes de la sociedad, fueron comprendidos mediante una corriente de pensamiento que surge a mediados del siglo XX, y fue denominado el Construccionismo Social o Perspectiva Transformadora,   propuesta dentro de la sociología social, donde considera la realidad de la sociedad como el resultado de los procesos alcanzados por los seres humanos.  En conclusión, se puede afirmar que la realidad social es compleja, y debe ser profundizada de acuerdo a las condiciones de las mismas, el espacio donde se desarrolla y las nuevas dinámicas que esta plantea para su progreso, teniendo en cuenta los roles de cada individuo o grupo social  que hace parte de ese mundo.




Participante. Carlos Luis Guerrero Orozco.
C.I. V-15.546.002

TEMA.  LOS ROLES EN EL COLECTIVO SOCIAL.  


REFLEXIÓN.


                El Rol Social es aquella pauta de comportamientos y normas, de alguien o grupos de personas  que ocupa una posición determinada dentro de la sociedad.  Puesta en práctica,  este rol social es necesario establecer  un status, de manera individual y colectiva, el cual   es aceptado y desempeñado por ese conjunto, en un espacio o ambiente social. Debemos considerar,  que una vez que ejecutamos un rol,  y en la medida que lo vamos haciendo  nuestro, esto nos permite relacionarnos de una forma determinada con nuestro entorno, conociendo los valores y normas que son esenciales para la convivencia humana, tal como es el caso de la familia, ya que este comprende el primer punto de contacto de la sociedad, donde se aplican normas para vivir y poder ir vinculándose con el entorno que nos rodea, en este espacio social se definen algunos roles jerárquicos, el padre tiene la función de contribuir en la construcción de los valores dentro de la familia con el apoyo de la madre .
           
También influye en el desarrollo, la escuela o instituciones educativas, las cuales deben orientar de forma práctica y teórica el enfoque que cada sujeto debe asumir para poder ser parte de un grupo en la sociedad, y este a su vez contribuir con el desarrollo positivo de la misma. Para poder comprender el rol social, es preciso establecer algunos pilares, donde encontramos el Campo del espacio social estructurado, donde se desempeñan todos los grupos que forman la sociedad, y a la vez se establecen los roles de acuerdo a su ambiente o espacio de acción.  Por otro lado está el habitus, el cual  explica  aquellas disposiciones al actuar, percibir, valorar, sentir y  pensar en cierta manera más que de otra, disipaciones que han sido interiorizadas por el sujeto, donde ayuda a incorporarse o articular lo individual con el colectivo social.
            También en esta misma dinámica se encuentra la posición, donde establece el poder o responsabilidad que ejerce un colectivo social o grupo dentro del sistema, contribuyendo al entendimiento de los mismos, como los que se pueden observar en una empresa, por el área de administración que coordina al resto de la población que está en la parte de producción,  de igual manera se establece en todos los ámbitos de la sociedad.

            A través de este estudio podemos comprender la estratificación en la sociedad,  donde un grupo de individuos comparten una característica común que los integra socio-económicamente, sea por su capacidad de producción, nivel económico o los intereses que son propios a ese grupo, a demás de eso influye los valores culturales, educativos y el lugar donde se desarrolla una comunidad social. Esta corriente social fue interpretada por medio de un nuevo paradigma, conocido como el Constuccionismo Social y Transformador, el cual tuvo mayor auge de estudio durante los años 60 del siglo XX.  Este se encargo analizar el proceso de capacitación de los sujetos que conforman la sociedad y su impacto en el poder socioeconómico de los países.    Por tal razón, se debe tener en cuenta que los roles sociales son fundamentales para el desarrollo de un espacio colectivo, donde confluye todos los grupos, y estos son importantes para mantener el equilibrio de las sociedades que conformamos.







Participante. Kenni Ramírez. 
C.I. V-18.856.777

TEMA.  LOS ROLES EN EL COLECTIVO SOCIAL.  


REFLEXIÓN.

            Teniendo en cuenta como primera instancia, se puede deducir que el rol social son todas aquellas actividades o acciones que una persona desarrolla, ya sea profesionalmente o en su vida diaria, a la vez es curioso saber que en muchas ocasiones las personas no se dan cuenta que cada una de las acciones que realizan son un rol, ya que no todas las personas tienen las mismas habilidades para ejecutar cualquier actividad, es decir que cada una de las acciones tienen una persona que hace posible que se ejecute dicha actividad, por eso se debe tener en cuenta mayor importancia a todo lo que se realiza por más mínima que se vea o se realice se le debe tomar gran importancia, ya que por un asunto que no se desarrolle en dicha actividad no se puede ejecutar la acción, todas las personas deben ser valoradas y respetadas por lo que hacen, piensan y sienten. .

            En este sentido, se puede señalar el rol en el nivel social como el lugar o puesto que determinada persona ocupa ante la sociedad, ya sea económicamente o profesionalmente, es decir que la mayoría de las personas se preocupan por tener una condición social alta. En diversos países las personas se caracterizan por su condición social y son éstas las que mayor influencia tienen ante la sociedad. También, es preciso señalar que así como existe la clase social alta, esta la clase media y la baja es decir las personas pobres de escasos recursos, son las que sufren mayormente de necesidades de todo tipo, ya sea por su crianza que su grupo familiar no viene con familia rica o no fue el mayor ejemplo y de esta manera se vio en la obligación de hacer algo que no debía.

            Es preciso señalar los pilares esenciales ante el rol social, entre éstos se tiene al campo, el cual se puede decir que son las diferentes tipos de labores o actividades que se puedan desarrollar, es decir que hay una gran variedad de acciones que las personas pueden ejecutar. Por consiguiente, se encuentra el Habitus, el cual se pueden expresar como las diversas costumbres que se han venido desarrollando tras generaciones que independientemente ya sean desarrolladas como un arte el cual no es preciso pasar por una escuela para adquirirlo ya que la familia lo viene desarrollando durante mucho tiempo y lo han conservado. Y finalmente, se tiene a la posición, que se puede señalar como una de las marcas que el hombre ha dispuesto para reconocerse ante la sociedad.

            Según lo expuesto anteriormente, se puede señalar a la diversidad social, aquí cabe mencionar a la clase social, la que por el momento ha sido muy sobresaliente ante la sociedad, ya que la mayoría de las personas le han brindado mucha importancia a esta condición económica, ya que a través de ella se pueden lograr muchos objetivos por la cantidad de dinero que pueda tener la persona se pueden resolver muchos problemas pero no solo interviene el factor dinero sino también las   influencias o llamada “Palanca”, por estas razones muchas de las personas han sido menos preciadas ya que no son suficiente sus capacidades y habilidades para obtener lo que se ha propuesto, también ha traído muchas consecuencias porque la gran mayoría de las personas han perdido sus valores y han pasado encima de las personas para lograr sus propósitos, olvidándose que no todo lo puede el dinero.

            Por consiguiente, se tiene el constructivismo, aquel que se basa en aprender constantemente, es decir que por mucho que una persona tenga muchos estudios no lo puede saber absolutamente todo,  cada día que se vive se aprende algo nuevo, de esta manera se van construyendo nuevos conocimientos de cualquier persona y así el grado de conocimiento es mayor . De esta manera, también  se van descubriendo nuevas habilidades, las cuales nunca se creyó poder realizarlas, solo basta con tener la iniciativa de poder hacerlas para comprobar que solo basta de mucho interés y constancia para poder realizar lo que uno quiere, es este sentido es recomendable nunca decir “NO PUEDO”, porque siempre va a ver una solución.

            



LOS  ROLES  SOCIALES
               El desempeño de los distintos roles que el hombre ha experimentado a lo largo de su existencia, le han permitido edificar con acierto y desaciertos las diferentes  estructura sociales, donde unas son más prominentes que otras, estos roles les permite desempeñar sus funciones para que se de cada una de las posiciones y estas se engloban  en una simbiosis cultural, educativas, educativas y económicas entre otras, que contrastan con su crecimiento;  toda esta estructura organizativa y dinámica, se ha dado  gracias a la diversidad social  que el hombre ha generado desde su Espacio, Campo de acción y habitus. Pues resulta interesante saber que la vida  del ser humano, la constituye una serie de ambientes que influyen en sus etapas de crecimiento; ya que como seres pensantes y adaptables a cualquier medio de subsistencia, se desarrolla en virtud de esta en base a sus aptitudes y actitudes que le permite el abordaje de múltiples problemas, los cuales las ha superado mediante ensayo y error fundando así el cimiento social, esto también ocurre gracias también a la capacidad reflexionar, analizar y actuar diligentemente  para corregir su rumbo y tener la variable que le permita obtener cada uno de su objetivos.

               Es así que todas esta capacidades le permiten al agente activo interactuar muy bien en rol que le corresponde y este protagonismo deja influencia positiva que es lo que demanda toda sociedad que propugna un estado de igualdad, justicia, equidad, participativa, multicultural y en fin mas humana.

               El construccionismo social lo hacemos mediante las distintas formas en que cada individuo y grupo participan en el de manera muy consuetudinaria cumpliendo  la norma en tiempo cronológico y uso de un conjunto de símbolos de significados y sentidos procesándose sin pertenecer a ella, que le ha permitido  constituir su morfología social la cual resulta ser compleja y dotada de matices muy marcado de su estructura, este fenómeno hace que ciertas sociedades se destaque y dejen su legado a medida que esta evoluciona en base a experiencias propias de cada uno de sus miembros alcanzando en su primera y última instancia la colectividad.

               Ya  en la diversidad social,  se dan una serie de posiciones que pueden ser bisagra, cerradas, verticales entre otras, que dejan claro que función cumple cada sujeto y se exige que este cumplan con una serie funciones para su posición, siendo este un lugar  donde debe fomentar su habitus como un principio de generación y percepción de dichas prácticas.

               Hoy día nuestra  sociedad, exige que cada uno de sus miembros asuma su rol de manera idónea y efectiva para que su funcionamiento como sistema mantenga el control y no se genere anarquía, desidia, deformaciones sociales y sobre todo la corrupción que ha sido uno de los males másintestinales que padecen muchas sociedades y que ha hecho que se derrumbe  imperios y gobiernos, pues el sistema no marcha como debe ser en base a principios éticos y humanos. Venezuela no escapa a esta realidad, ya que la corrupción ha copado las estructuras  tanto de gobierno como de instituciones estratégicas y gran interés para el desarrollo de nuestra sociedad y de las futuras generaciones que han de constituirla y fortalecerla.



Participante: Prof. Didier Alicarra Calderón
C.I.NV-11.222.621
Sección “B”
UPEL Guasdualito-Apure




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada